lunes, 11 de noviembre de 2019

vida doméstica y domesticada


Vives así, cobijada, en un mundo delicado, y te crees que estás viviendo. Entonces lees un libro... o te vas de viaje… y descubres que en realidad no estás viviendo, que sólo estás hibernando. Los síntomas de hibernación son fácilmente detectables: El primero la tranquilidad.  Y cuando la hibernación se vuelve peligrosa y podría llegar a ser mortal, la falta de placer. Eso es todo. Aparece como una enfermedad inofensiva: monotonía, aburrimiento y tranquilidad, esa palabra: tranquilidad.
Millones viven así. 

Y entonces un tratamiento de shock ocurre: una persona, un libro, una canción, y esto los despierta y los salva de la muerte. Algunos nunca despiertan.

Incluso son animales domésticos, creyéndose leones.

domingo, 10 de noviembre de 2019

salidas de emergencia


Quién no habrá soñado en esas noches
de turbia soledad, bajo el hechizo
terrible de la luna indiferente,
como en aquella noche de verano
lo soñé yo, con empañados ojos,
en un cuarto sin luz, lleno de libros,
pidiendo a un Dios ausente lo imposible:
una puerta al regreso, una salida.

miércoles, 6 de noviembre de 2019

la confianza es amor




Lo ineluctable de las relaciones sexuales es que son ambivalentes. No están vinculadas a la desnudez, sino al desnudamiento. Pureza animal contaminada por lo que llamamos asco humano o pudor. No hacia la desnudez, sino hacia el desnudamiento humano, a la intimidad intelectual y emocional. El desnudamiento no es el sexo, es la confianza maxima de la persona.. Y la confíanza  resulta tan útil como las plumas a los peces.   

lunes, 4 de noviembre de 2019

desapariciones no mortales

Hay un momento en el que reflexiona sobre la autocompasión, sobre el repudio que nos produce. En todo momento se lucha contra ese sentimiento, pero se acaba reconociendo que todos aquellos que han perdido a un ser amado tienen razones de peso para sentir lástima por sí mismos, “y hasta una necesidad apremiante de hacerlo”.
Somos seres mortales imperfectos, conscientes de esa mortalidad incluso cuando la apartamos a empujones, decepcionados por nuestra misma complejidad, tan incorporada que cuando lloramos a nuestros seres queridos nos estamos llorando también a nosotros mismos, para bien o para mal. A quienes éramos. A quienes ya no somos. Y a quienes no seremos definitivamente un día” (JD)

martes, 29 de octubre de 2019

apretarlo hasta destruirlo


Nombrar el sufrimiento, exaltarlo, desmenuzarlo hasta en sus más mínimos componentes, es sin duda una manera de zanjar el duelo, así lo cree la psiquiatra y filósofa que más a estudiado el duelo amoroso.

lunes, 21 de octubre de 2019

el amor estructural


"Nos llevó 20 años enamorarnos a primera vista"
también sostenerlo fue un problema de estructura.
y hubo dinamitaciones a diario.
el amor que es el mejor de los edificios
necesita estructura serias,
para poder tirar paredes y seguir bajo el mismo techo.