lunes, 5 de julio de 2010

hipermercados para el espíritu


Escribe Bruce Chatwin en Utz: “el museo muere, víctima de la sofocación y de la mirada pública” “el enemigo del coleccionista es el conservador de museo. Lo ideal sería que se saquearan los museos cada cincuenta años, y que se volvieran a poner en circulación las colecciones”.

Hoy los museos no son como los que odiaba Utz el coleccionista, son tan contemporáneos que contienen aquello que referencia el arte del último momento. Un arte que es utilizado para confirmar la modernidad del museo, la radicalidad de los últimos artistas y las grietas entre pensamiento y consistencia ética.

El museo contemporáneo, capaz de tener una sala temática para todo (incluso para los que quisieron hacerlos estallar) es un resultado de la intervención de las vanguardias.
Lo sublime nunca existió hasta que Rothko lo convirtio en cuadro. Las puestas de sol de Turner tampoco existieron hasta que no fueron pintadas.

Los suplementos culturales son artífices, de algunas famas prologadas por los coleccionistas y comisarios de turno, que valorizan y revalorizan obras y artistas. Lo importante es que sean de grandes arquitectos, tengan cafeterías y restaurantes cool y la tienda ocupe cada vez más metros cuadrados.
El museo es el templo convertido en mercado y con salida por la tienda de regalos. Hipermercados para el entretenimiento cultural del turista.
(Rothko)
(Graffitti de Bansky)

8 comentarios:

Vanessa dijo...

Qué razón tienes!
Una ya está harta de que todo tenga un fin comercial.
Besos.

Blue dijo...

A la Catedral de Santiago también le pasa lo mismo, sales por una tienda donde venden chocolates, tarros de miel, rosarios, y otras cosas celestiales.

Besos.

Marcela, no me negarás que las tiendas de los museos son una tentación...

Desclasado dijo...

Escribo para decir que nada que añadir.
(No es una misión que me he impuesto, era por saludar).

David dijo...

Digo lo mismo que Desclasado, y saludo también de paso.

jok dijo...

liberar el arte para que luego nos libere a nosotros

marcela dijo...

Queridos todos, saludar que me gusta.
Mirad,se hizo una encuesta en el MoMA de N.Y, y se dieron cuanta que más del 75% -sí, es así-, de las visitantes del museo visitaban sólo la tienda. Las tiendas de los museos han ido creciendo y en la acera de enfrente del neoyorkino han abierto dos tiendas más.
Antes me gustaban y compraba chorradillas que me parecían de lo más cool,ahora gracias a que no puedo llevar peso me he liberado de las compras.
No puedo ni con una camiseta de algodón.
Bansky, que es un genio ha dirigido una película titulada así:Exit Through The Gift Shop. Parece además que es buenísima.
Y para acabar de rematar, ha puesto a un bobby de graffitti de los que él hace vigilando con el perro de Jeff Koons, !una pasada...!

meloenvuelvepararegalo dijo...

Y qué pasa con los visitantes?
Es cierto que son una tentación, pero que se reduzca sólo a eso...
Por cierto, y lo de yupii??
Venga un saludo para ti

trilceunlugar dijo...

Hace mucho que sólo hago caso a tu selección "gran reserva". Hoy mismo te llamo.
Todos los besos