jueves, 28 de diciembre de 2017

hay que saltar, incluso al precipicio.



Lo sé. Sé que nunca más encontraré nada ni nadie que me inspire pasión. Tú sabes que ponerse a querer a alguien es una hazaña. Se necesita una energía, una generosidad, una ceguera… Hasta hay un momento, al principio mismo, en que es preciso saltar un precipicio; si uno reflexiona, no lo hace. Sé que nunca más saltaré.

Ahora voy a ir por lugares seguros, personal tranquilas y un poco inquietantes (ya sé que es incompatible, pero las hay), conversaciones sobre "el todo"  y hablando de "lo único".

domingo, 24 de diciembre de 2017

dos empleados nuevos

Llevo tiempo queriendo dejar los blogs, pero como me ocupan muy poco tiempo- que es lo que más me importa- sigo con ellos porque para mí forman parte de mi vida cotidiana como el ducharme o cepillarme los dientes. 

Es una suerte de archivo de propósitos, despropósitos, decepciones, alegrías, euforía, y sobre todo, un archivo sentimental de aquellas cosas que de verdad pienso y me importan. El año que viene en esta especie de web  estarán dos empleados nuevos. 
Aquí los tenéis.

En la cadena de la evolución, son los que guardan lo mejor del ser humano

sábado, 23 de diciembre de 2017

la lotería del vivir




Hay momentos de nuestra vida en que el mismo vivir puede presentarse con las cualidades de la sencillez y la ligereza y, en otros, de la dificultad y lo arduo. Hay veces en que solo vivimos, sin más y dejamos que la existencia y sus circunstancias fluyan, pero no menos cierto es que en ciertos periodos oponemos resistencia, cuestionamos, dudamos –nos complicamos la vida.

Cuanto más vivimos más se complica. O menos, si tienes la suiciente inteligencia para ver que pese a que tuviste complicaciones, dolores, desamores, atracos, robos etc, has llegado hasta aquí. Cuando sabes que lo inevitable llega, aún cuando creas tener todo controlado, sabes que vivir es complejo y también una casualidad. Una bola de la lotería que tienes hasta que pierdes el décimo.

domingo, 17 de diciembre de 2017

cuidado con las cosas serias


Hay seres que se toman lo cotidiano como eso que dicen de "tomar la cosa en serio" así que cuando trabajan es una cosa muy importante ¡Qué incómodo tiene que ser para ellos trabajar bien! Al parecer, la amable bestia que es el hombre pierde a cada paso su buen humor cuando piensa bien, y por eso en lugar de pensar dedica su tiempo a hacerse el "serio". Cree a pies juntillas que "donde hay risa no brota el pensamiento". Y así dedican su vida a ocuparla.

Siempre he dado la impresion de que practicamente no trabajo, porque lo único que me tomo verdaderamente en serio son los sentimientos, el trabajo como es una carga tan pesada intento llevarla muy ligera.

El ser humano vive en jaulas de las cuales si le preguntas siempre quieren en un futuro próximo escapar. La puerta está abierta pero lo posponer para "cuando puedan". Hay algún animal que lo hace?.

viernes, 15 de diciembre de 2017

el mejor villancico de esta navidad


pesares de quita y pon



Le ocurría con sus pesares igual que con los trajes de noche: sólo se los ponía una vez, pero los guardaba todos.

Marguerite Yourcenar. Alexis o el tratado del inútil combate


miércoles, 13 de diciembre de 2017

paisajes interiores


Los paisajes siempre son mejores los inventados. Por mucho que la naturaleza sea algo sublime, todos tenemos nuestros más queridos paisajes en la cabeza. 
Son pieles humanas, rostros y manos que como mares y montañas llegaron a nuestras vidas para quedarse.

Porque la cabeza vence siempre en capacidad de lontananza.

viernes, 8 de diciembre de 2017

La productividad está sobrevalorada.


Lo que está socialmente sobrevalorado es la productividad: corremos el riesgo de convertirnos en explotadores de nosotros mismos, vivimos en la histeria moderna de la hiperactividad… ese es el modelo para nuestro trabajo y para nuestras relaciones también, lo cual es doblemente triste. 

Nos pasa incluso a los que nos decantamos por disciplinas artísticas. La paradoja es que resulta imposible hacer algo verdaderamente singular y delicado sin un espacio para la contemplación.

miércoles, 6 de diciembre de 2017

que haremos con nosotros?


¿Qué haremos para estimularnos cuando estemos fatigados y cansados de nosotros mismos? Unos recomiendan la mesa de juegos, otros el cristianismo, otros la electricidad. Pero lo mejor, mi querido melancólico, es “dormir mucho”, en el sentido propio y figurado. Así terminaremos por tener de nuevo nuestra mañana. Un alarde en la sabiduría de la vida es saber intercalar a tiempo el sueño bajo todas sus formas.

Nietzsche.

lunes, 4 de diciembre de 2017

Instrucciones para vivir


Tiene Georges Perec un libro titulado "la vida instrucciones de uso", que lo he leído entero y nunca, he encontrado alguna instrucción que seguir. El libro me gusta precisamente por eso.

Mis instrucciones para el vivir.
1.-
2.-
3.-
4.-
5.-

Creo que con éstas son más que suficientes. Quizás sobra la quinta.

“Si se me pidiese que resumiera lo más brevemente posible mi visión de las cosas, que la redujese a su mínima expresión, en lugar de palabras escribiría un signo de exclamación, una interrogación definitiva 
(Cioran)


(diseño vajilla emily forgot)