lunes, 23 de abril de 2018

el tiempo como filtro



El descubrimiento más importante que hice pocos días después de cumplir muchos años fue que no podía perder mas tiempo haciendo cosas que no quiero hacer.

Un pensamiento lleno de sabiduría, que me dejó el tiempo ese gran escultor.
(foto partisana)

domingo, 22 de abril de 2018

teléfono inmóvil


Pese a las complicaciones, prefiero quedarme al lado de una persona con fracturas a estar junto a otra con todas las partes de su piel intactas. Esa que estuvo en la guerra pero siempre en retaguardia. Hay heridas que son leves, y se curan con un poco de atención, pero las graves, abren una distancia infinita entre el mundo y tú. Esa distancia que te piden los que no saben que siguen supurando, que olvides, que vuelvas a arriesgar y que de nuevo saltes. 

no saben que eres
 como espacio que guarda la memoria de todo lo que fuimos y lo que nos destruyó

miércoles, 18 de abril de 2018

el tamaño del amor


De la infidelidad puedo decir que su estética es rancia, pues no se apoya en los principios democráticos del buen amor ni la igualdad. Es exclusiva y discriminadora. El poder contra querer. Es oportunismo frente a generosidad.

Está desprovista de sentimiento y empatía, no se basa en el respeto ni el reconocimiento de aquellos que se han ganado a pulso que les amen por lo único que se puede medir un buen amor: por el tamaño de su alma. 

Solo se es infiel a aquellos que se ama.

domingo, 15 de abril de 2018

la repetición es insoportable





La meta es el olvido. Tú has llegado antes. 

(Borges en un poema amoroso)

Suele ocurrir. Hay uno que llega y dice adiós y el otro se queda mirando un tren que es de vía única: destino El Olvido. Es necesario hacerlo rápido porque de otra manera dejas pasar no otro tren, sino posiblemente el último. La palabra que más he odiado toda mi vida es una que me han repetido años "me hubiera gustado ir contigo". 
Es una especie de círculo polar frío y sobre todo vicioso. Porque te lo crees ha sabiendas de qué no es.

sábado, 14 de abril de 2018

el amor es una enfermedad grave

 

En el amor hay algo extremadamente grave. Cuando uno se enamora, entiende que tiene los días contados. El amor nos recuerda, siempre que se acaba. Uno puede practicar sexo alegremente y vivir experiencias, pero el amor es otra cosa. En el amor no hay nada que sea ligero. Claro, uno siempre puede acostarse con cualquiera, pero a mí me parece una cuestión de supervivencia.

A veces es factible y si no se es dependiente, sirve como compañia y uno se encariña. Eso es más satisfactorio. A cambio tienes que tener muchas afinidades, porque de otra manera estar con otro en la pasión, solo es posible si estás enfermamente enamorado.

martes, 10 de abril de 2018

coleccionar ironías


Coleccionar es una manera algo más educada que el mero hecho de acumular. Se puede tener millones de fotos y no ser coleccionista, la acumulación es una necesidad que nunca será sofisticada, sino que se convierte en mera compulsión.  

Una de las cosas que más me interesan del arte y de las fotografías anónimas es la ironía. Colecciono fotos así de perfectos desconocidos. La ironía es un punto de vista sofisticado; es muy contemporánea, pero es como el sentimentalismo: proporciona al espectador un falso consuelo. 

El irónico no se contenta con ser un ojo, sino que necesita además ser crítico;  no solo quiere ser mejor que otros, sino que además cree que marca la diferencia. Simplemente eso, con un poco de
desapego.

domingo, 8 de abril de 2018

Jugar es lo importante


Hoy sabemos que a todos los animales, comenzando por las hormigas, siguiendo con las aves y terminando con los mamíferos superiores, les gustan los juegos, la lucha, correr unos detrás de otros, intentar atraparse, gastarse bromas entre sí, etc. 

Y aunque muchos juegos son, por así decirlo, una escuela de comportamiento adecuado de los jóvenes para la vida adulta, hay otros que, aparte de sus propósitos utilitarios, son, junto con la danza y el canto, meras manifestaciones de un exceso de fuerzas, “la alegría de la vida” y el deseo de comunicarse de algún modo con otros individuos de la misma especie o de otra; en resumen, una auténtica manifestación de sociabilidad, la cual es una característica distintiva de todo el mundo animal.