lunes, 21 de enero de 2019

busco contrarios


En la vida lo contrario es sinónimo de aprendizaje, si nos dan la razón puede ser por dos razones: porque lo que decimos les importa una higa, o por pereza. En este país no se lleva la contraria en público, porque quizás no te inviten al cóctel. 

Tengo interés en rodearme de raros (gente diferente a ti). Busco gente diversa, que me haga cuestionarme constantemente lo que pienso, para mí sería el colmo, casi la felicidad. Si tu entorno y los queridos algoritmos te dan la razón, tienes poco margen de maniobra para ver el mundo desde otros ojos. Sigue a personas con criterios diferentes a ti en las redes sociales, acércate a gente que sea muy distinta y, simplemente, escucha.

De lo contrario me aburro.

viernes, 18 de enero de 2019

el deshacer es cosa de la vida


Hace poco alguien me decía que el amor se construye poco a poco. No estoy de acuerdo. El amor no se elige, no se construye. El amor te elige y te construye. Lo que se construyen son los acueductos, las sociedades, los acuerdos. 
El amor es irracional y debe ser así. Lo contrario no es amor. 
Es cualquier cosa menos amor.

Y en ocasiones el amor es un iceberg frío que se va haciendo más grande y vaga perdido.También es verdad que hay cambios clímaticos y sube la temperatua, pero eso también lo va deshaciendo. El amor se hace y se deshace, pero si es amor te deshace. Y sin embargo no nos deshacemos poco a poco con cosas menos importantes ? 

domingo, 13 de enero de 2019

el gusto es tuyo, no mio


Umberto Eco sostenía que la belleza es aburrida porque siempre sigue «ciertas reglas», mientras que la fealdad, en cambio, emerge de forma impredecible, ofreciendo «un abanico infinito de posibilidades» Ya se sabe: un ojo de más, una ceja de menos... Si decimos, como se ha dicho y se dice, que la belleza es «esto» (un canon), entonces la fealdad es todo lo demás, y no tan solo todo lo contrario. El italiano lo sentenció con guasa: «La belleza es finita. La fealdad es infinita, como Dios».

El miedo ante lo extraño llevó a que, en 1913,  un crítico del «New York Times» describiera los cuadros de Matisse como «feos, toscos, limitados» y «repugnantes en su inhumanidad»
Hoy son bellísimos, y es que sobre gustos está todo escrito y el que piense lo contrario es porque no los ha leído.

miércoles, 9 de enero de 2019

la vida como puzzle


Todo había sido un problema de conexiones fallidas, de mala  sincronización, de andar a ciegas. Siempre perdiendo la ocasión de  encontrarnos por muy poco, siempre a unos centímetros de descubrirlo  todo. Pero no había tiempo, pese a que yo le dedicaba todo el mío.

A eso es a lo que se reduce la historia, creo. A una serie de  oportunidades perdidas. Teníamos todas las piezas desde el principio, pero nadie supo encajarlas. O quizás tampoco teníamos las piezas, o era un puzzle demasiado complicado para encajar

lunes, 7 de enero de 2019

soledad y libertad, tanto da


  Está solo. Para seguir camino
                     se muestra despegado de las cosas.
                     No lleva provisiones.

                     Cuando pasan los días
                     y al final de la tarde piensa en lo sucedido,
                     tan sólo le conmueve
                     ese acierto imprevisto
                     del que pudo vivir la propia vida
                     en el seguro azar de su conciencia,
                     así, naturalmente, sin deudas ni banderas.

                     Una vez dijo amor.
                     Se poblaron sus labios de ceniza.

                     Dijo también mañana
                     con los ojos negados al presente
                     y sólo tuvo sombras que apretar en la mano,
                     fantasmas como saldo,
                     un camino de nubes.

                     Soledad, libertad,
                     dos palabras que suelen apoyarse
                     en los hombros heridos del viajero.

                     De todo se hace cargo, de nada se convence.
                     Sus huellas tienen hoy la quemadura
                     de los sueños vacíos.

                     No quiere renunciar. Para seguir camino
                     acepta que la vida se refugie
                     en una habitación que no es la suya.
                     La luz se queda siempre detrás de una ventana.
                     Al otro lado de la puerta
                     suele escuchar los pasos de la noche.

                     Sabe que le resulta necesario
                     aprender a vivir en otra edad,
                     en otro amor,
                     en otro tiempo.

                     Tiempo de habitaciones separadas

sábado, 5 de enero de 2019

el deseo nace de la herida



En todo  deseo hay tanta compasión como apetito. Sea cual sea la proporción, las  dos cosas se ensartan juntas. El deseo es inconcebible sin una herida.  Si hubiera alguien sin heridas en este mundo, viviría sin deseo.

(foto Diane Arbus)

viernes, 4 de enero de 2019

el tiempo es agua



La felicidad reside en el ocio del espíritu, incluso del cuerpo.
ser consciente del tiempo lleva a saber perderlo.
si madrugas el único que te ayuda eres tu, Dios sigue dormido.
el tiempo es la herencia que recibimos en vida
por eso simplemente,
vive aferrándote aquellas cosas que te llevarás contigo.