jueves, 8 de diciembre de 2016

Mujeres y sus labores.



Es la joint-venture entre capitalismo y patriarcado. Mientras las mujeres, a lo largo de los siglos, han venido cocinando, peinando, cosiendo... lo que hacían eran "sus labores". Esto estaba fuera del Mercado. Eran trabajos imprescindibles para la vida (social) sin que la sociedad los valorara. Las que mantenían el mundo eran las mujeres que hacían de verdad los trabajos imprescindibles: criar a los hijos, tener la comida, limpiar la casa, y amar por encima de todas las cosas.

Empiezan los hombres a dedicarse a ellos y ah! entonces sí; florecen cocineros, modistos y peluqueros (quién no conoce el nombre de alguno de estos famosos) y la cosa se convierte en negocio y arte. 


Si los hombres empezaran a amar y dejaran de competir, de presumir, de fingir y de cuantificarlo todo en términos económicos, la historia (y la Historia) sería otra. Una lástima. Menos mal que algunos valen la pena.


(Foto Irving Penn, Cleaning Woman)

jueves, 1 de diciembre de 2016

canciones muy nocturnas: smog



Una canción y dos aforismos para pensarlos.
"Somos lo que no hemos construido. De cuanto en verdad hemos edificado, apenas queda rastro".
"Lo que te pertenece, te destruye".

viernes, 25 de noviembre de 2016

el ser humano es solo

 "Lo humano es estar solo", dejó escrito Clarice Lispector. Pero hasta conseguirlo y renacer, hasta conseguir "ser una, entera y sólida", los terremotos, los temblores, el miedo a la libertad, a la soledad y el dolor nos vacían entre convulsiones negras. 

Creo que amar a alguien como se ama a una idea seguramente es utópico, pero maravilloso". Porque la sed también da alas a la locura, aunque, como escribe Paula Bonet, "¿qué significa exactamente estar cuerda?".

Existen locuras que demuestran las cadenas y corsés que oprimen en una relación tóxica de la que no se puede escapar. Esa relación que me vacía "por la boca y por los ojos cada vez que te recuerdo". Contrariamente hay recuerdos que me llenan.

Se nace solo y se muere solo, y si se tiene suerte y se es lo suficientemente responsable, se vive en compañía sin miedo al  abandono. Sin suerte uno se vacía en múltiples amores banales. Como el peor de los mundos laborales: con despido libre.

jueves, 24 de noviembre de 2016

en tiempos de incertidumbre no hacer mudanza


Las mudanzas emocionales o habitacionales necesitan muchas cajas. Los recuerdos se acumulan con el paso de los años, y hay que tener mucha energía para llevarlas a cabo.

Como soy de las que hace caso únicamente a aquellas cosas que son tonterías, lo serio de algunas situaciones me deja exhausta. Es que lo mismo plancho un huevo que frío una camiseta. Así que después de 30 años en una casa, me he mudado con miedo, precaución y acompañada de esa madre sueca un poco fría pero modesta y útil que hace que las casas españolas presenten un aspecto menos "barroco apañaó".

Acompañada de unos inmigrantes que llevan con sus furgonetas cosas que son imprescindibles, y otras que ni te hace falta, me he mudado. Nunca creí que fuese capaz. Y menos que la mudanza tuviera que someterse a los rigores de una estricta casera que marca unas leyes que para sí quisiera el soviet.

Acabado el importante momento, miro en mi antigua casa y veo que me queda el 80% de trasterio y cosas sin las que no sé vivir. Así que miro y remiro y después de horas tiro una revista y un clip. Será muy lento pero muy seguro. Soy coleccionista, de esos que terminan siendo vulgares almaceneros. !Y menos mal que no puedo comprar fotos desde hace años! Por otro lado es lo único serio que he hecho.

Incertidumbre, tienes nombre de soltera de Teruel.

viernes, 18 de noviembre de 2016

el arte del gestionar el tiempo


Soy una nerviosa heterodoxa, no creo en la profesionalidad. Simplemente creo que los llamados profesionales son pomposamente personas que llevan su trabajo a su cuenta corriente. Lo que ocurre que hay muchos malos malísimos que su estilo grandilociente y banal los hace pasar por genios. Los profesionales tardan mucho en tomar una decisión -hacen como que piensan- y luego simplemente cuando llega el momento la toman. Generalmente se equivocan tarden o no, pero cobran más tardando.

Llevo toda la vida oyendo con gran boeato ese término tan ridículo que si alguien me dice que él es "muy profesional" hecho mano a mi cartera. Si supieran que en la antigua Grecia llamaban profesionales a las mujeres que eran las que más cobraban de las que se paseaban por las aceras, no llamarían tan pomposamente así a su trabajo.

Soy muy rápida en todas mis acciones cotidianas y de trabajo, hace tiempo descubrí que  los resultados no se notaban entre dedicar mucho tiempo y poco. Lo mejor es que tampoco para los que trabajaba lo percibían. Como no me daba mucha importancia, ellos tampoco me exigían más de lo que podía ofrecer.

Porque en definitiva lo bueno, y no digamos lo perfecto solo está al alcance de los que de verdad son maestros en lo que hacen.

Con el tiempo restante miro el temblor de las hojas.

(gif de Yufun Tan)

miércoles, 16 de noviembre de 2016

de las lágrimas curativas




“Las lágrimas son la sangre del alma”, San Agustín.

“¿Quién dice que se nos murió todo cuando se nos quebraron los ojos? Todo despertó, todo comenzó”. 

 Celan. Die Niemandsrose 

También son agua y sal lo mismo que el mar. Y curan, así que en lugar de hacer talasoretapia hago lagrimaterapia.