miércoles, 10 de marzo de 2010

docu-mental

Decía Jean-Luc Godard, que si uno se empañaba en relatar la realidad en una película lo que terminaba haciendo era un telefilm. En el arte la mentira es inevitable.

La fotografía, que algunos se empeñan en ver cómo trozos de realidad, es al igual que en cualquier arte e incluso en el documental solo aproximada. Está tamizada, reconstruída y organizada por el ojo que mira y la cabeza que selecciona el encuadre.
Pero lo importante no es esa mentira inevitable. Lo importante, en suma, es el conjunto ejercido por el fotógrafo para imponer una dirección ética a su mentira.

El buen fotógrafo es el que miente bien la verdad. Es propio de algunos exigir a la fotografía la verdad, cuando viven rodeados de las mentiras más zafias. El arte no es notario de lo real, ni la fotografía recoge otra cosa que lo más subjetivo de esa realidad. El que mira es sujeto, el que decide el encuadre también, y lo que no se encuadra no existe. Si fueramos objetos seríamos objetivos. Mentiras, grandes mentiras y buenas fotografías.
(Fotografía Gabriele Basilico)

12 comentarios:

evasiete dijo...

Si, que nos mientan y nos den buenas fotografías.
Recuerdo algo que me dijo una vez una monja , ellas no mienten, cuentan una parcela de verdad, la que no interesa la omiten. Pues creo que con la fotografía pasa algo parecido.
Besos

trilceunlugar dijo...

no es lo mismo ver que mirar y que fotografiar.
Me ha gustado mucho.

Blue dijo...

Bien dicho, Marcela.
Cuando el que fotografía decide el encuadre no solo retrata lo que está dentro del marco,también habla de lo que está fuera, aunque no exista ¿no?

Click!

J dijo...

la nada, el vacío...

Subjetivo o intuitivo.

marcela dijo...

Yo sólo quiero vivir en las grandes mentiras del arte.Las otras verdades me hacen llorar, porque son mentiras sin arte.
besos.

David dijo...

Hoy justamente me ha caído en la "selectiva" (la cinta que lleva los papeles a la trituradora) un catálogo de una exhibición fotográfica a la que asístí en el 96!! sobre Robert Doisneau. Al volver a ver la famosa foto del beso he pensado más o menos en lo que comentas aquí. Qué fotos más bonitas, aunque sean mentira, pero que no dejan de ser verdad.

meloenvuelvepararegalo dijo...

Incisivo punto de vista: qué se quiere retratar al elegir un encuadre? Qué pasa con lo que queda fuera de él?
No sé si es mentir, omisión de una parte de la verdad (como decían las monjas de evasiete)o la verdad que el/la artista quiere transmitirnos en ese momento...
Pero, por ejemplo a mí, me ha gustado mucho la fotografía que has elegido.

Bruni, Carla, ¡¡of course!! dijo...

¡¡¡Cuanta miga tiene este post jodía!!! me pillas de domingo, con las neuronas echando una siesta...

Aunque no haya mentira en la fotografía, seguramente percibiremos cada uno de nosotros una idea completamente distinta a la intención del autor, o eso es el arte, ¡¡qué si no? así que no importa la mentira, veremos en ella lo que queramos ver

Un besazo princesa.
(me ha encantado)

marcela dijo...

Todos de acuerdo en que las mentiras e arte es lo que nos permiten ver destrás de las verdades más opacas. Sí así somos y mejor que seremos.
David, Doisneu mentía como buen realista, si tenía que escenificar un buen beso, lo hacía y todos aplaudiendo el beso más verdadero. Años, se ha tardado en asumir que los puso el gran fotógrafo.

marcela dijo...

!Envuélveme la foto como regalo!
Un beso y gracias por visitarme.

marcela dijo...

Bruni, estás en palacio o has salido a darte un paseo con Benjamín. No, ya sé que te has vuelto monógama, así que a la cátedra y a Darío.
Un beso, of course...

marcela dijo...

Trilce, creo que de lo que se trata es de mirar para ver.
besos