miércoles, 3 de febrero de 2010

pentagramas

La vida al igual que la música es cuestión de oído, sentimiento e instinto. Se trata de ir escribiendo la partitura.Y tocar, sobre todo tocar.

(Fotografía Keith Davis Young)

11 comentarios:

sakuranomonogatari dijo...

Mmm... me recordó a esto:
http://vimeo.com/3013257

marcela dijo...

!Qué ilusión verte por aquí sakura!
Yo te visito muy a menudo.
Un abrazo.

pilar mandl dijo...

Sí. ¡TOQUEMOS!

¡Qué madrugadora!

Bonita foto.

marcela dijo...

Había visto e vídeo, creo que incluso lo coloqué en su día.
Gracias monogatari.

marcela dijo...

Pilar: Solución "hagamos lo que debemos y no paguemos lo que debemos"
Un agrazo smithoniano.

reinalia ninguna dijo...

y los que llevan mala vida tienen mala partitura?

marcela dijo...

Son gente que pasa por músicos y no saben tocar.
Un abrazo, Trilcilla.

Bellaluna dijo...

Como a mí componer nunca se me ha dado (pinto, escribo, como, escucho, follo o lo que sea, pero lo muy abstracto como la música no me sale) lo que hago es tocar mucho. De niña aprendí a tocar el violín, mal, pero terminé dejándome tocar por el profesor. No fue bien, ni me gustó. Ahora procuro empezar yo la partitura. Me adelanto para elegir el compás. Y me va mejor (a veces).

Beso!

Luna

marcela dijo...

Bellaluna, sé que eres una artista en todo. No me cabe la menor duda que tocando eres una solista excepcional, los duetos los bordas, y todo eso te lleva ser una chica con iniciativa. !!Procura seguir así, eres grande!!!
Un abrazo, me gustó tu curriculum.

poptimistica dijo...

Me ha gustado lo de que sobretodo hay que tocar, la verdad que es una buena metáfora!

Gracias por el post en mi blog..creo que eres la primera que lo lee y deja algo sin ser conocida!

Un abrazo poptimistico!

Juan C. L. Rojas dijo...

...y no sólo tocar, sino sentirla con todos los sentidos.
No "Toccata e fuga" precisamente ¿o sí?
Vivirla en toda su hermosura e intentar sublimar el dolor.
http://laberintodelamor.blogspot.com/2009/12/esta-hermosura.html
Un gusto haber visitado tu blog.
Un abrazo desde Buenos Aires.
Juan.