jueves, 5 de mayo de 2011

bestias auténticas


el corazón es una bestia indomable,
no es doméstica
ni crece en cautividad
al sufrir su ataque
hay que responder
disparando todo tipo de caricias
por otro lado, igual que cualquier bestia.

addenda: quiero bestias domésticas, no domesticadas.

7 comentarios:

India dijo...

Indomable... cierto... o lo aniquilas o lo dejas libre 8con la posibilidad de que te aniquile él a ti) ;)
Achuchones!!!

Carmela dijo...

Y que hay mas hermoso que la vida salvaje y natural. Encierra a una "bestia" y la matarás.
Civilizarnos, amansarnos, doblegarnos, suavizarnos, transformarnos.... es morirnos.
Besos

Bellaluna dijo...

Galeno decía, como Platón, que el alma -el principio vital- residía en el hígado -el alma concupiscible-, en el corazón -la irascible- y en el cerebro -alma racional-. Me falta la del corazón, ay

La Almoneda de Gabriela dijo...

Corazón indomable....del todo!!! Y menos mal!!!!!

Vanessa dijo...

Qué razón tienes!!
Y los corazones domesticados no interesan, son mejores un poco salvajes..
Besoss!!

Blue dijo...

Salvajes y libres.
;-)
Besos.

Genín dijo...

El mio, a pesar de los años, está totalmente asilvestrao...jajaja
Besitos y salud