lunes, 27 de julio de 2009

orden y desorden

Las atracciones más interesantes se dan entre dos personas opuestas que nunca se encuentran.
Para que exista el orden antes hay que desordenar.
No creo que por insistir se consiga otra cosa que ponerse pesado.
Orden, hogar y naturaleza.
Y palabras de Vicente Verdú.
Amar, amar, amar. ¡Cuántos destrozos cabe provocar con este impulso! De ser amados sin más no obtenemos sino un rancho, a menudo tan empachoso e indigesto como insulso. El amor no logra proporcionar el sabor de la felicidad sin el conocimiento, la inteligencia y una voluntad bien afinada. Lo demás son papillas farmacéuticas.

1 comentario:

eva al desnudo dijo...

¡Bravo!

Que bonita foto de cabecera.