viernes, 6 de marzo de 2009

vidas cruzadas

En los barrios residenciales, los fines de semana se acuchillan los sueños mientras se rebaja el césped. Hay en los relatos de las vidas ordinarias, un realismo escueto, podado de malas hierbas. que resulta amenazante con la evocación de las miserias domésticas.
Es el realismo llamado sucio, que antecede a las crisis y tormentas de enamoramientos sub-prime.Miran los vasos sin verlos, y ven pasar la vida mientras pasa. Amas de casa que esperaban más de sus vidas, y terminan ojeando aburridas una revista. Es la tragedia de la “ordinary people”, una gente que no se ha creído tan corriente, y acaba siendo vulgar.Personajes de las obras de Carver, Yates, Updike y otros similares narradores americanos que cuentan además el irreflexivo fracaso de sus vidas.
Lo importante es que con el material de plomo con el que están hechos sus sueños, y un estilo despojado de todo sentimentalismo, crean obras mayores y lúcidas de la condición humana.De eso va la mejor serie de ahora mismo “Mad Men”, y de lo mismo “Revolutionary Road”, dos modelos llevados a su máxima expresión, que relatan rituales de vida de unos años estilísticamente interesantes y emocionalmente desolados.
(Foto W. Eggleston)

3 comentarios:

HYDRO dijo...

Si. creo que es mejor no ansiar tanto, y ser feliz con lo que se tiene.

MBI dijo...

..........
::::::::::
...........

Valor para convivir,
con lo que somos y tenemos.......

.........
y hastío para cambiarlo????????

trilceunlugar dijo...

absolutamente de acuerdo. Y en literatura española, ¿quién crees que lo refleja?