jueves, 19 de marzo de 2009

la casa en el tejado

Erwin Wurm, pone en cuestión otros aspectos de la creación plástica: la idea misma del arte o del artista. Una de sus propuestas más atractivas eran unas piezas tituladas (Instrucciones para la holgazanería, 2001), realizada a partir de fotografías en las que el artista de sí mismo. Wurm con una mirada irónica, cargada de humor, infringe los preceptos establecidos en torno a conceptos aceptados y creencias, configurando un mundo distinto de la idea del artista y su personalidad. Contrucciones de imposibles que trastocan lo real, para hacernos volver la mirada y el concepto al límite del absurdo. El artista mirando al vacío, ajeno a la realidad y ensimismado en sus pensamientos, se le ocurre que detrás de la arquitectura de firma, es posible marcarse con estilo un garabato. Títulos como: Fantasize about nihilism (Fantasea sobre el nihilismo), Stay in your pyjamas all day (Quédate en pijama todo el día) o Be indifferent about everything (Muéstrate indiferente ante todo), son también aportaciones artísticas.
Wurm consigue algo realmente difícil, como es tratar estos asuntos siempre desde una lograda ironía, desde el guiño y el sentido del humor. El arte de Wurm nos hace sonreir, cosa verdaderamente difícil, pero además nos hace pensar, actividad cada día más imposible.
¿ No sería una metáfora de las hipotecas basura?
(Instalación de Wurm en el Museo de Estocolmo)

3 comentarios:

HYDRO dijo...

Pues sí que tiene un estilo propio

Nina Avellaneda dijo...

Esa foto es real???!

marcela dijo...

Tiene un estilo muy propio y es real, un artista debe intentar poner el mundo boca abajo, y llevar al asombro al que lo mira.