martes, 10 de marzo de 2009

de oido mineral

Muchas personas son lo bastante educadas como para no hablar con la boca llena, pero no les preocupa hacerlo con la cabeza vacía. (Orson Welles)
Lo peor de hablar con la cabeza vacía, es creer que lo que se dices es tan importante que el que te escucha se lo traga. Yo oigo, pero hace tiempo que he dejado de escuchar. Soy un roca dura de roer. Sólo abierta a las propuestas más incongruentes.

2 comentarios:

HYDRO dijo...

jejeje, a mí me pasa al reves, primero hablo y luego pienso, no tengo remedio,un besito

Bellaluna dijo...

Descuida, que te tendré en cuenta siempre que necesite a alguien que juzgue esta realidad.

Sí: normalmente quienes hablan con la cabeza vacíe quieren que quienes les escuchan se traguen todo y se les llene su boca con las palabras suyas, o así.