domingo, 17 de septiembre de 2017

la intensidad nunca domestica




Ya no queda tiempo, ni sueños, solo duermevelas e intensidad.
Y la intensidad no pertenece al ámbito de lo doméstico, solo crece en libertad.
Porque doméstico viene de domesticar.