miércoles, 17 de octubre de 2012

mis miedos, el miedo



Yo fui una gran tímida de niña. Y vivía con mucho susto, un sentimiento que aún conservo y que, en parte, ha sido mi motor. El miedo mueve. El miedo hace crear y amar desesperadamente, porque tú quieres inventarte un mundo donde tus ideas y tus sueños funcionen.
¿A qué le tienes miedo? me preguntaba una amiga, y respondía: ... a la soledad... a la muerte... ¿A nada más?, insistía ella. Te parece poco?, decía yo.
Quién lo ha conocido, lo sabe.
El miedo no es miedo a algo en concreto, es simplemente miedo.
Ahora bien, una de las maneras más eficaces de espantar el miedo es cantar...

"El amor ahuyenta el miedo y, recíprocamente el miedo ahuyenta al amor. Y no sólo al amor el miedo expulsa; también a la inteligencia, la bondad, todo pensamiento de belleza y verdad, y sólo queda la desesperación muda; y al final, el miedo llega a expulsar del hombre la humanidad misma"
Aldous Huxley 


"El miedo es mi compañero más fiel, jamás me ha engañado para irse con otro"
Woody Allen 


"Dejamos de temer aquello que se ha aprendido a entender" 
Marie Curie 

De momento lo he expulsado. Conservo cierta precaución, pero al ser conocido, cuando aparece lo ahuyento. Porque sé que empezar a temerlo es llamarlo. Así que como Telma y Louise acelero y...
posiblemente no caiga. O sí.

8 comentarios:

David dijo...

Yo no sólo tengo miedo(s)
Es que además soy cobarde.

Maia dijo...

Morirse físicamente no es tan fácil como parece; pero estar muerto en vida, existir sin más, resulta casi inevitable, casi ni nos damos cuenta y respiramos por costumbre, hacemos lo que debemos, queremos sin arriesgarnos, vamos contenidos y sufrimos "cuidadosamente". Resumiendo, tengo miedo de morirme sin haber vivido. Es decir: le tengo terror a la vida. Supongo que Marie Curie diría que no he comprendido lo que es vivir y tendría razón.

Genín dijo...

Ahora entiendo porqué me paso la vida cantando, aunque pensándolo bien no lo hago con frecuencia últimamente.
No debería ser así, deberíamos tener mas miedo a medida que nos acercamos a ese gran misterio que solo podemos experimentar una sola vez: la muerte.
Besos y salud

Blue dijo...

Yo también era igual, por eso deseaba ser mayor, porque creía que todos mis miedos sólo los tenía por ser pequeña.
Aquel miedo grande se fue, pero ahora tengo otros más pequeñitos y manejables.
Pero en el fondo no viene mal (un poco), es una manera de contenerse.
;-)
(Y también soy cobarde, como David)
Besos.

India dijo...

Ver. Oír. Callar.
La mejor enseñanza que saqué del (uno de los) miedo. Lo de mejor no debe tomarse al pie de la letra.
Que sólo viendo y escuchando sabes cuándo es mejor hablar o permanecer callado, a la hora de compartir miedos... y compartir en general.
Callar de callarse, que no de enseñarse a un@ mism@ cantando ;-)
Que de todos modos, me veo y escucho cantando y llego a la misma conclusión, hacia afuera mejor calla... jaaaaaaajaja

Me apunto a la cobardía de David... también dicen que los suicidas son unos cobardes, y yo me "suicido" muchas veces... useasé, una requetecobarde.

No me da miedo repartir achuchones...

Frankie dijo...

La citas de Huxley y Curie son magníficas, sobre todo la del primero donde elogia el amor, que es la fuente de toda creatividad.

Yo le tengo miedo al propio miedo, claro. A esa sensación estúpida de alerta continuada, que nos vino tan bien cuando eramos primates en la sabana y había que estar al acecho todo el rato pero que -en la vida moderna- es un despilfarro de energías.

Yo no sé si soy cobarde, porque la vida cotidiana no me ha presentado aún ninguna prueba que lo aclare (ni ganas, claro)

Besos valientes.

Carmela dijo...

Vivir día a día, es en si mismo, un desafío continuo. Creo que no hay que buscar la valentía más allá, ni esperar grandes retos o pruebas, inspira, expirar....lo son ya.
Besos repartidos

fiorella dijo...

Tímida y con miedos, ahora muy pocos de estos últimos. Me gustó Huxley.Un beso