lunes, 8 de octubre de 2012

el hilo del deseo


el deseo siempre le pide al amor que prolongue su existencia, y el amor le pide al deseo que no decaiga la locura.
son hilos que penden de nuestras cabezas y que termina por perturbarlas.

9 comentarios:

Genín dijo...

Que quieres que te diga, a mi ya no me perturban...
Besos y salud

Maia dijo...

Me impactó la obra; esa mujer-mosca en colores, el tejido que envuelve su rostro y esa mirada perdida me da la sensación de que me permiten ver su mundo interior.

No soy partidaria de los "siempre", el deseo a veces reniega adrede del amor. Con la segunda parte ya me siento sí más identificada: el amor le pide al deseo que no decaiga. Es un pedido inútil por naturaleza, pero, por suerte, el amor puede vivir con una menor locura y deseo aunque nunca dejan de extrañarse. Los hilos que perturban mi cabeza de un tiempo a esta parte son de otra índole (seguramente porque tengo los hilos del amor tranquilos porque estos son los básicos); pero son hilos persistentes.
Besos y abrazos -contradiciéndome- siempre.

Carmela dijo...

Que buena conjunción tus palabras y las de Maia, me encantó leeros a las dos (hola Genín, jajajaja), y quizás en esta ocasión, prefiero guardarme mis propios sentimientos, quizás porque no los tengo tan claros como para decirlos...
Abrazos repartidosss

India dijo...

Entiendo lo que comenta Carmela, porque en cierto modo, siento que me pasa parecido... Os leo y me quedo pensando: a ver India, dime. Y parece ser que India aún usa pañales.
"Mi mamá me mima"... para aprender a pronunciar la "m".
Leeros... para aprender del amor y del deseo.
Achuchones!

marcela dijo...

Genín, que suerte que ya estás de vuelta de "ciertas perturbaciones", decía un poeta "estoy deseando cumplir los setenta para no tener que pensar en cosas que no me dejan escribir" y llegó y no se le ocurría nada.
Un beso

marcela dijo...

Maia, son pedidos inútiles, lo sé. Los dos, pero esstoy contigo que mucho mejor sin tanto deseo, un poco de tranquilidad que me sube la prima de riesgo.
Un beso, Maia

marcela dijo...

Carmela, tú no te los guardas está retratada en tu foulard cada día, y más con esas olas que arrebatadas tocan la orilla.
Besos

marcela dijo...

India, amar, amor, deseo...tres palabras que en ocasiones son un lio de hilos que envuelven nuestras cabezas,como la de esa eñora que ya le queda muy poca.

fiorella dijo...

Hilos de esos que se enredan de mirarlos nomás....pero desanudándolos los voy viviendo mejor.Un beso