martes, 20 de diciembre de 2011

decirse cosas


Hubo tiempos en los que se escribían cartas. Incluso se enviaban. Y eran cartas en las que nos contabamos cosas, nos poniamos en "escena". Llegaron el fax, el mail y los buzones se abarrotaban con cartas comerciales, anuncios y mucha cutrería de folletos que iban directamente a la basura.
Pero llegaron los blogs, que es de nuevo "la correspondencia". Y se materializó en su forma textual: intercambio de ideas entre personas, que ya no eran sólo dos, sino múltiples.
Los blogs tienen características de cada bloguero, pueden tener diferentes intensidades que puede variar según las circunstacias de cada uno.

Reconozco que soy una intensa con múltiples brotes de levedad. Mi ser se define como el título kunderiano "la insoportable levedad del ser". Procuro que mis posts no se conviertan en algo obstruso y dejo que aflore mi personalidad contradictoria, refle-irreflesiva y dejo algunas pistas de cosas que conozco, encuentro y comparto.
Todo me interesa, y entiendo los blogs como una reacción de la vida. El resultado es emocionante. Por aquí pasan muchos y algunos anidan: hacen hogar. Para una persona solitaria como yo, cualquier palabra lanzada en mi buzón es una cosa inolvidable. A veces incluso no sabemos quién la envía, pero Derrida nos enseña que todo texto es, en cierto sentido, una carta.
Y así compartimos a través de impresiones rápidas -en mi caso, incluso demasiado- palabras, imágenes y mini-pensamientos, destinadas a relatar aquello que somos o quizás lo que querriamos ser.

12 comentarios:

Carmela dijo...

Hay blogs que son lugares de visita, sitios que nos interesan por diversos motivos, que nos ofrecen cosas y que nos gusta visitar y comparir ideas. Pero hay otros que son lugares de encuentro, pequeñas islas en el oceano de la vida donde nos encontramos a gusto y que además de ofrecernos cosas interesantes son sobretodo una parte ya nuestra. Blogs que están en nuestro pensamiento por la persona que representan y que sentimos como algo muy cercano y querido. Blogs que son una casa a la que vamos para estar con su anfitriona independientemente de lo que tenga colgado en sus cordeles de ropa. Para mi eso son tus blogs, una hermosa casa de muchas habitaciones y en las que siempre estas tú.
Un beso, Marcela

marcela dijo...

Carmela, estoy encantada de tener personas cómo tú en mis blogs. Nunca he creído en eso de las amistades a distancia, pero en muchos casos son tan cortas que es tenerlas al lado. Eres una buena compañera en éstos viejes, lo siento así y si no te encuentro en mis entradas pienso que algo bueno no está a mi lado.
Un beso.

Helen Ford dijo...

Qué linda la entrada.
Yo pienso igual, se ha perdido un poco el escribir cartas, el esperarlas y el leerlas con fruición y el reelerlas.
Hay que actualizarse y ahora tenemos los blogs.
A mí me encanta ir viendo destellos de una persona que no conozco de nada e ir haciéndome una imagen a través de las entradas que publica, como cuando lees una novela, pero aquí hay que prestar más atención.
Me ha encantado la entrada.
Besotes,

marcela dijo...

Helen, muchas gracias, yo publico-es un decir- mis impresiones. Son piceladas y quizás no sirvan más que para lanzar cables y si noto tiran o recogen en otro lado, pienso que merece la pena. En principio, a mí me han servido de mucho.
Un beso y gracias

Genín dijo...

Cierto, un blog es todo lo que tu dices y lo que dice carmela, es un lugar de encuentro en el que uno se siente agusto,y por encima de todo es un lugar de comunicación mutua, muchas veces de comprensión...
Y muchas cosas mas...
Besos y salud

Blue dijo...

Las cartas tenían mucho encanto, eran más personales, secretas...pero esto es irresistible, esta inmediatez, ese conexión tan instantánea con cualquier parte del mundo, con cualquier persona...eso no se parece a nada anterior.
Además de eso tiene un componente importante: la casualidad.
El día que aterricé en tus blogs debería tenerlo marcado en el calendario para celebrarlo como se celebra un cumpleaños.
Besos.

marcela dijo...

Genio, los blogueros tenemos la suerte de serlo.
Y no solo nos gusta sino que lo hacemos gratis total... ¿Preparando esa cena de amigos? estoy segura que vas a disfrutar, y les vas a alegrar la noche.
Un beso.

India dijo...

¿Qué añadir a lo que ya dijeron los compis y además amigos?...
Sólo el componente iguaitario del anonimato desconocido... ¿cómo si no, una piltrafilla como la menda, estaría a tu vera?
Si me paro a pensarlo demasiado, me entra una congoja emotiva que me pone ñoña...
Achuchones!!
Apunto lo de Blue... hubiera sido ideal haber marcado fecha... pero mola pensar que es algo atemporal, o es consuelo de tontos que me hago...

marcela dijo...

Todas y queridas amigas, decís cosas que me emocionan.
De lo único que jamas se cansa un ser humano es de los halagos, decimos que no nos gustan pero es falso de toda falsedad. Así que gracias, mil gracias. Un beso de una que da vueltas por la vida.

Asterion dijo...

Como dijo Helen: que linda entrada! Abrazo de otro solitario!

fiorella dijo...

Esto de llegar tarde,tiene premio. Tu post y los comentarios. Las cartas, ahora los mails, los blogs. Mucha dinámica, mucha velocidad, y entre la vorágine, el remanso. Necesito remansos, y tu casa es eso. Las amigas y amigos que andan por acá, también lo son. No es casualidad. Buena vibración, respeto, deseos de comunicar, de aprender, emocionarse...Habría que ponerse a encontrar el día del cumple de este encuentro,no?.Fue en este año para mí...Un abrazo Marcela.

Sergio dijo...

Los blogs son una reacción de la vida, cierto, más que un entretenimiento, más que una reflexión, son casi una actitud. Estoy de acuerdo... y ¡Feliz Navidad, año y todo!