miércoles, 6 de octubre de 2010

soplo de Lispector

Lo mejor de tener un blog, es que se puede ir almacenando los comentarios que se leen y consideras que merecen la pena haberlos leído. Hay ocasiones, en los que es fácil poner un link y remitir al   comentario. Considero sin embargo, que el blog es un producto que en primer lugar tiene que servir al que lo hace.
Nunca apunto citas en libretas, no llevo diarios, no pretendo nada, simplemente pongo aquellas cosas sobre las que he pensado en un momento. No busco multitudes, he hecho algunos amigos; no pretendo convencer. Se me ocurre,  que quizás una buena idea pudiera ser, el recoger retazos para colgarlos de la misma forma  que un comisario recoge y selecciona obras, para una exposición.
Los artistas se eligen, y las exposiciones exponen el punto de vista -no quiero decir el gusto- del que escoge entre múltiples posibilidades, aquellas que considera mejores. Existen lo que eligen la provocación, otros que buscan estar por encima de las obras que se exponen, algunos que aún equivocándose, pretenden exponer unas obras que considera deben verse.
Creo que el futuro de algunos blogs pasa por seleccionar, expurgar y acercar pensamientos que no son propios sino recolectados y escogidos.
Hoy he leído un artículo en "Culturas" sobre la recuperación, o el éxito de la obra de Clarice Lispector. Vivimos un momento "Clarice" y en multitud de blogs se puede leer la admiración por su obra. He leído casi toda y me desconcierta de la misma forma que me fascina. Su personaje también.
He encontrado en ese artículo en una carta escrita a un amigo, un párrafo con el que me identifico-con perdón- totalmente.
...llevo una vida diaria tranquila y agitada. Paso todo el tiempo pensando - no razonando, no meditando- sino pensando, pensando sin parar. Y aprendiendo, no sé qué, pero aprendiendo. Y con el alma más sosegada (no estoy totalmente segura).
Y otro detalle que me ha gustado, es que en realidad se llamaba Haia o Chaia, que en yiddish significa Vida. En su tumba reza "Aquí yace Chaia, hija de Pinkas". Ni más ni menos, para una mujer que lo suyo eran las palabras.

(fotografía Brian Berman, ventana para MBI)

8 comentarios:

Blue dijo...

Una mujer sensible y valiente, tímida y arrojada. Y ...¡que caracter!
Me encanta.

Besos**

A.L.Zarapico(hydro) dijo...

Exquisita tu entrada.Gracias.

Genín dijo...

Bueno, yo uso el blog para poner con honestidad lo que pienso, generalmente con toda la anarquía del mundo, o pienso que los demás piensan, o en su defecto, las reflexiones que me producen otros textos que leo...
Besitos y salud

Yuria dijo...

Pasé por aquí y me gustó tu blog.

Un abrazo.

Isabel Martínez Barquero dijo...

Amo a Clarice, pero la amo desde que apenas era conocida y no se había desatado el fenómeno Lispector, allá por los ochenta.
Y callo mis amores, porque son tales y no exhibiciones de pasarela.
Sé que me entiendes, Marcela, como te entiendo y estoy de acuerdo contigo en que a veces se precisa una gran siega en el blog, una garlopa que funcione bien.
Quizás, para consolarme, edifique una iglesia y ponga en mayúsculas, a su entrada: "Aquí se habla de literatura", que es lo mismo que hablar de la vida, como todos sabemos.

Un beso grande, al amparo de Clarice, que a ambas nos hace bien.

Noemí Pastor dijo...

Un blog da para mucho (hay blogs vertedero, blogs diario, blogs exhibicionistas, blogs ficción...), la señora Lispector también (tendré que volver con ella algún día) y me ha gustado mucho la foto de la ventana y la cama, porque dice eso de la placidez y la agitación simultáneas.

pilar mandl dijo...

Tiene su encanto identificarse en las palabras de otro (y si es grande, más).
Precioso regalo a MBI...

MBI dijo...

Mil gracias.
Últimamente apenas tengo tiempo de conectarme…y de pronto esta sorpresa!!! Y en una entrada que me hace sentirte tan cerca, de verás, gracias por tenerme presente...me hace sentirme querida.