sábado, 9 de octubre de 2010

for ever, never



Acabo de leer el libro de Alberto Mangel  "Breve tratado de la pasión". En él hay anécdotas, cartas y otras fruslerias amorosas. Teniendo en cuenta, que dentro de poco los mensajes amorosos serán sms's sin adjetivos, conviene leer un rato. Sin embargo, decía el poeta que si recibes una carta de amor literariamente impecable es porque el que te la escribe no te ama.
Una muestra simpática:
Es del príncipe de Joinville a la actriz Rachel Félix:
¿Dónde? 
¿Cuándo? 
¿Cuánto?
Y Rachel Félix le responde al príncipe de Joinville:
Tu casa. 
Esta noche. 
Gratis.

Una vez me regalaron un anillo, en su interior ponía: For ever, never. Pura filosofía. Las verdades duelen menos que las mentiras.
(fotografía Alma Almarán)

5 comentarios:

Blue dijo...

El que escribe una carta de amor perfecta puede que esté enamorado del amor.

Esta Alma Almarán...¿como si no llegara ya con el tacón!!!


Besos.

pilar mandl dijo...

Apetece leer el libro, me gusta Mangel y el título promete, más breve que la carta que has seleccionado... claro que eso sería amor a primera línea.

Genín dijo...

Que generosa, ella...
Salud

meloenvuelvepararegalo dijo...

Sí, habrá que leer más...
pero a veces las palabras sobran, y las miradas, gestos o silencios transmiten más.
Saludos.
Y gracias.

David dijo...

Juraría que esta entrada ya la había leído en tu blog (aunque igual no fue aquí). Me gustó entonces y me sigue gustando ahora.
Un abrazo, Marcela.