lunes, 30 de noviembre de 2009

el color de las palabras

SE VENDE FELICIDAD POR NO PODER ATENDER
(Razón aquí mismo)

6 comentarios:

YoMisma dijo...

Dos cosicas:

Cosa uno: La felicidad no se vende, se regala, a lo sumo se da.

Cosa dos: No necesita mucho de atenciones, solo necesita que la sientas.

XD

Así que quedatela otro rato y aprovechala!

Saludines,
YoMisma

marcela dijo...

Querida TuMisma,
La felicidad nunca te la dan, te la buscas. Y tampoco la das, en todo caso invitas. Necesita tantas atenciones que casi nadie la consigue. Por otro lado yo vendo mi felicidad, porque estoy atendiendo a mi bienestar y no tengo tiempo para las dos.
Estar bien simplemente es algo que tiene que ver más con el estar bien, no con el estar mejor.
Y si la vendo y no la regalo es porque me ha costado mucho mantenerla a base de pastillas.
Un beso,
Yo misma.

pilar mandl dijo...

ja, ja, ja...

¡Pero si no puedes venderla!. Ya la regalas sin querer, sólo hay que estar un rato a tu lado y nos muestras el lado "lúdico-divertido" de la vida... esa "filosofía" necesaria para no tomarse uno mismo demasiado en serio y esa "palabra" ingeniosa que siempre saca una sonrisa...

Pero si te empeñas: YO COMPRO.

P.D. aunque si es incompatible con el bienestar mejor lo pienso :-)

MBI dijo...

JJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJJA!
Yo misma a Yomisma.......
Las dos en lo mismo sin compra/venta posible.....
¡Qué lista es Pilar mandl,
pensándolo!
.
.
.
¿Y yo, que hago sin dinero, ni bienestar?
.
.
Ya sé.
LA MIRO!!!!!!!!!!!
JJJJJJJJJJJJJJJJ!!
Así no me costará perderla!

MBI dijo...

...............
Por cierto, me olvidaba...
¿Es de Benetton, destiñe?
.
.
Curiosidad, por si viene un golpe de fortuna y puedo comprar...

marcela dijo...

MBI,
Ni destiñe, ni es de Benetton, es una felicidad que se encuentra y no es lo que se pensaba. Ya digo; tengo que atender al bienestar y no puedo estar pendiente de esa quimera tan inútil y pretenciosa.
La encontré en la calle, y no deja de ser esa confusión.
Pilar, tú si que sabes.
Un día me lo explicó el filósofo Emilio Lledó, "por perseguir el mejor/estar nos perdemos el bien/estar". Y añadió, "lo de la felicidad ya ni te cuento"
Así se las gasta el profesor.