domingo, 12 de enero de 2014

pasiones arcaicas y la cámara de truffaut



La Femme d'à côté es sin duda una de las películas más íntimas, bellas y personales de Truffaut en la que se refleja cómo el amor no correspondido puede llegar a destruir emocionalmente a una persona y convertirla en un esclavo de sus emociones y aún así seguir engañándose sin importarle las consecuencias. Pocas veces una película transmite tantos sentimientos como ésta. ¿Quién no ha sufrido alguna vez en su vida el dolor de no sentirse amado?

Las películas que nos gustaron menos que otras del mismo director hay que revisitarlas. Una crece y las sorpresas son inmensas.Me acordaba que me gustó, pero la revisión me ha fascinado.

En la película Truffaut plantea con fina inteligencia cuestiones como la fragilidad de los sentimientos humanos (tema recurrente del autor), las dificultades del amor, la necesidad y los problemas de las relaciones de pareja. Investiga, además, el alcance y las limitaciones del amor, su relación con el sufrimiento y su viabilidad a costa de renuncias y sacrificios. También analiza los efectos positivos (plenitud, felicidad, integración social) y negativos del amor. Se preocupa de modo especial de éstos, cuando desatan fuerzas instintivas, que en ocasiones puden dar lugar a desórdenes psicológicos y emocionales. 

En casos extremos la fuerza de los instintos puede generar trastornos de bloqueo mental ("amour fou"), de los que se derivan comportamientos irracionales, infantiles, obsesivos y, a veces, autodestructivos.


Bernard y Mathilde son presentados gradualmente, en un torbellino vertiginoso que llevará a su fusión en el último fotograma. Gemelos, amantes dobles en una sociedad pacífica e insoportable, planifican una relación simbiótica donde las identidades están inextricablemente entrelazados.

Hoy las sociedades ya no permiten los sentimientos salvajes, si las pasiones rebasan el límite de lo conformado saltas algunas alarmas de lo contemporáneo. Ahora mismo la historia deviene imposible por la democratización del amor (diréis que me paso) en la que en vez de ser una persona hay que ser dos. Y no me parece mal porque ya soy adulta: he crecido. 

Pero en el cine pasiones que maten.

7 comentarios:

Genín dijo...

Yo prefiero no entrar en profundidades con este tema, muy simplemente, pero me quedo con la carita del perro... jajaja
Besos y salud

maryshelley dijo...

Genín, yo también me quedo con la carita del perro que parece que no va con él. Pero ahí está en primera fila. Besos.

Blue dijo...

Bueno, pues voy a bajármela y así me entero de qué pasa con el perro, y de paso con el amor. No "sabo", Marcela. Eso de los amores democráticos...no sé, todo lo democrático me suena a farsa.
;-)
Besos.

Blue dijo...

Ya la tengo, en francés y subtitulada en portugués, jaja. Buena mezcla.

maryshelley dijo...

Blue, el perro no pertenece a la película, pero soy muy amiga de los animales, tú lo sabes. Buena mezcla si señor!!
Ya me dirás si te gustó.
Un beso, queridiña

Blue dijo...

Sí, ya la vi. Me encantó, claro. La verdad es que los personajes arrastran a uno en sus vaivenes.
El final no me lo esperaba, pero sí, esos amores, si no acaban (que no acaban nunca) hay que rematarlos.
La protagonista, impresionante, muy buena actriz, además de guapa.
Un beso, Marcela.

Malvado Ego dijo...

SABEMOS QUE ESAS EMOCIONES TAN FUERTES COMO LA PASION Y EL SEXO, SON IRREMEDIABLES Y EN ALGUN CASO UNA CARNADA PARA LAS OBSESIONES Y UNA DESMEDIDA ALTERACION EN NUESTRO SER,PERO ¿TU QUE PIENSAS DE ESAS EMOCIONES Y SENSACIONES PROFUNDAS DEL SER?