miércoles, 7 de noviembre de 2012

anne sexton, poemas heridos


Cigarrillos, Whisky y mujeres salvajes

(De una canción)

Tal vez nací de rodillas,
nací tosiendo en el largo invierno,
nací esperando el beso de la piedad,
nací con cierta pasión por la rapidez
y así, cuando las cosas progresaron,
aprendí sobre la empalizada
y lo que se saca fuera, el  gas de la enema.
Por dos  o tres aprendí a no arrodillarme,
a no esperar, a plantar mis fuegos bajo tierra
donde no hay nadie a quien susurrarle o acostar a morir
excepto las muñecas, perfectas y terribles.

Ahora que escribí muchas palabras,
y revelé tantos amores, y para tantos,
y he sido enteramente lo que siempre fui –
una mujer de exceso, de fervor y ambición,
encuentro que el esfuerzo fue inútil.
¿Acaso en estos días
no miro al espejo y veo
a una rata ebria esquivando mis ojos?
¿No siento tan intenso el hambre
que moriría antes que mirarla a la cara?

Me arrodillo una vez más,
por si acaso la piedad llegase
justo a tiempo.

Anne Sexton

8 comentarios:

Genín dijo...

Ya ves, al final, nunca se pierde la esperanza...
Besos y salud

Maia dijo...

No me comparo con la Sexton ni en broma pero yo también vengo descubriendo que un esfuerzo excesivo es tan inútil como no esforzarse en absoluto. Es tan poco lo que podemos y tan rápido pasa el tiempo que lo más sabio quizá sea no pretender demasiado, guardar los excesos bajo la sábana o utilizar el arte, la creación, como vía de desahogo. El arte es piadoso y suele besarme en forma de palabras cuando la vida me supera. Es inútil intentar buscar un porqué. No suelo arrodillarme por elección pero siempre ocurre algo que me obliga a bajar la cabeza mientras por dentro lo-que-soy grita furioso e impotente. No es mujer ni es hombre. Es. Así comprendo lo poco que soy estos días. No hay arrepentimiento alguno, sin embargo. Siempre me quedan las palabras y la imaginación.
Anne Sexton: maravillosa. Gracias por la oportunidad de desahogo, Lola.
Besos inmensos.

Maia dijo...

Esta entrada está "a vueltas con la vida". Olvidé decirlo. Fue lo que pensé cuando la leí.

marcela dijo...

Genin, ella perdió la esperanza. Nosotros que no sabemos crear tenemos que vivir que es lo que podemos hacer.
Un beso.

marcela dijo...

Anne Sexton: palabras mayores, pensamientos como cristales. Es verdad lo que dices Maia, guarda los excesos bajo sábana- me ha gustado la metáfora- y reza oraciones poniendo tus palabras una al lado de la otra. El poema es un rezo siempre.
Me ha gustado que pensaras que estaba SExton en a vueltas. Un abrazo fuerte Maia.

ROSA ALIAGA dijo...

Me arrodillo para colarme por el quicio de tu blog vintage. Besada y visitada.

marcela dijo...

Trilce, gracias por asomarte. Sexton es demasiado para este blogillo.
Un beso

fiorella dijo...

Esta mujer era sus poemas, su grito, su queja, su herida a la vista. Un beso