miércoles, 23 de noviembre de 2011

todos los gatos son punk


No he sido una personada de animales, conviví con ellos cuando era pequeña, en el campo. Pasados esos años ni me fijaba en ellos. Practicamente no existían.
De repente, hace poco tiempo han cobrado en mi vida una presencia tan consistente, que todos los defectos que veo en los seres humanos, desaparezcen cuando veo un perro y un gato.
Estos días he descubierto el gato y lo que más me ha gustado es que son libertarios, incorrectos, no sienten la necesidad ni de agradar ni de obeceder. Decía Pablo Neruda "pero no puedo descifrar un gato / mi corazón resbaló en su indiferencia"
He conocido a Marciana y ella casi me ha conocido a mí. Digo casi, porque cuando iba a su casa desaparecía. Ahora con mucho cuidado, si intentar seguirle ni llamarle he conseguido que se quede cerca observándome. Me inquieta su mirada, es perezosa, distante, bella y elegante. Su carácter sin duda es punk, y posee esa indiferencia hacia los halagos que demuestra su superioridad. Posiblemente no tiene problemas de autoestima, ya que se encuentra guapísima, pero quizás sea tan esquiva porque no está dispuesta a transmitir ninguna otra necesidad que simplemente la de existir. Con eso tiene bastante.
Marciana hace honor a su nombre y se comporta como tal, pero es que además es punk.
(fotografía partisana)

11 comentarios:

India dijo...

Me gusta tanto Marciana por sí misma... como la Marciana que tú nos describes...
Vuelvo con más calma... que ahora toca no esquivar las responsabilidades!;-)
Achuchones!!!

Maia dijo...

Amo desenfrenadamente a los animales. Tengo una gata que tiene complejo de perro. Sale a pasear, hace sus necesidades afuera y vuelve cuando se le da la gana. Si salimos juntas, camina a mi lado hasta la esquina. Imposible no comprenderla. Me ama y me mima y sabe que la amo, no nos molestamos y nos dejamos ser. Me han dicho que hago mal en dejarla pasear, que la calle está llena de peligros para las gatas. Son tonterías, ella es feliz así, libre y traviesa.
Suele meterse en la cama conmigo a escondidas (no todos la aman en mi casa ;)
Marciana es toda una modelo !!! Bellísima. Y tu foto toda una composición y muestra de buen gusto ;) Si hasta hace juego con el sillón !!!

Blue dijo...

Ja, ja, ja, me encantó la descripción.
No conozco a los gatos. Lo mio son los perros, y creo que me entiendo mejor con ellos, pero ¿quien sabe?, quizás un día tengo uno y cambie de opinión/prejuicio.
Besos.

Pilar Heras dijo...

Preciosa Marciana! Yo creía que era de perros, pero me di cuenta que además soy de gatos. Mi instinto no es maternal, es animal...o al menos, por ahora.

pilar mandl dijo...

Últimamente tengo algún problema con los comentarios que te escribo, me dice todo el tiempo: ¨Lo sentimos pero no se ha podido cumplir su petición..." (este lo voy a copiar por si acaso :-)

Carmela dijo...

Soy también mas de perros que de gatos, pero siempre me ha atraído la aparente indiferencia y autonomía de los gatos, y te digo aparente porque no es tan cierta como aparentan.He convivido con gatos y son fieles y cariñosos con la persona que ellos elijen, pero no se te ocurra imponerles alguién que ellos no elijan jajaja no hay modo.
Marciana es como describes bella y elegante y su mirada realmente inquietante y misteriosa.
Besos Marcela

Genín dijo...

Desde niño he sido de perros, no podía comprender a unos animales que no te obedecían, ni atendían, al no ser que tuvieran interés por algo, como su comida, por ejemplo, hasta que llegó a mi vida Paco, mi hija había conseguido trabajo en Inglaterra recién terminada la carrera, y tenia que irse sin haber entregado, que si colocado, a su gato Paco, me pidió que lo cuidara a lo sumo dos semanas, en ese tiempo una amiga vendría a recogerlo, no fue así y ante mi cabreo inicial, Paco se quedó, que iba a hacer, estuvo un montón de años conmigo, los dos nos comprendíamos a la perfección, nos amábamos, un día en una de mis mudanzas, Paco desapareció, lo busqué, puse el mundo patas arriba, pero Paco desapareció para siempre. Pasé mucho tiempo llorándole.
No he vuelto a tener un animal, ahora me estoy planteando adoptar un perro.
Me ha encantado tu entrada.
Besitos y salud

India dijo...

De regreso... me encantan todos los animales, siempre tuvimos gatos en casa, pero gatos independientes, sin amo ni hogar nada más que cuando ellos querían... no me dejaban tener perros, y yo me iba a las monterías (las odio) nada más que por poder estar con perros, me reñían por tratarlos porque en las jaurías no son animales de compañía (para ellos, claro), pero yo ni caso... hasta que dejaron de llevarme, previsible...
Cuando me vine a Cádiz a estudiar, conocí a Ulmo... era una camada de HispanoBretones, me acerqué a verlos y él se vino conmigo... no era el destete aún, volví cuando ya estaban listos y de nuevo, él se vino a mis brazos... me eligió él a mí, fue mi compañero fiel, amigo inseparable... me echó la cara abajo un día que me desmayé en la playa paseando a solas con él... para despertarme me arañaba la cara, asustado... le costó aceptar a mi él, cuando aún no éramos pareja Ulmo le ignoraba si yo estaba con él jaaaaaaajajjjaja era simpático con todo el mundo menos con mi él jaaajajjaja pero luego se hicieron inseparables... Ulmo era guapísimo, u amigo le llamaba "el BradPitt de los perros", tenía todos los complejos de personalidad que pueden caber en un animal... complejo por miedo a la separación, complejo de peterpan, complejo e sentirse persona... pero si te digo que hace seis años y medio que tuve que sacrificarlo y que aún hoy, ahora mientras te escribo, lloro desconsolada por no tenerle conmigo... se entenderá que sus complejos y su carácter difícil no me importaban lo más mínimo... entre otras cosas, porque admito que parte de ellos serían responsabilidad mía, al no educarle como debiera... Hace mucho que los niños pedían mascota... y yo no podía, ni puedo... no estoy preparada para querer a otro perro, porque al que quiero no está ni volverá a estar conmigo... así que, adopté a un gatito, y les regalamos un acuario pequeñito a los niños... El gatito está como una auténtica regadera, se ha tirado dos veces por el balcón de la cocina (un tercero) y de esta segunda, le queda una semicojera que le da un aire a lo Travolta en Fiebre del sábado noche... vacilón total... admití gato por su independencia, por no ser tan cariñosos... y me ha tocao un gatoperro, que acude cada mañana a la puerta de los nenes, les da los buenos días, se pone como loco cuando los ve regresar del colegio... si sales de paseo y se queda solo, en cuanto nos oye volver se pone a maullar y nos salta y nos ronronea y se frota contra nuestras piernas como si hiciera siglos que no nos ve... Yo no quería animales... pero cuando se tiró por el balcón y lo llevé a que lo atendieran en la clínica... no pude comer ni dormir en tres días, sufriendo por si pudiera tener algo grave...
Me encantan los animales, aunque pese la responsabilidad a veces...
Achuchones...

Helen Ford dijo...

Prefiero a los perros, pero no me importaría ser un gato. Sobre todo por la elegancia en los movimientos y en la indiferencia verdadera, que no fingida.
Ser indifirente me cuesta, pero me vendría bien.

Cheli dijo...

Vengo desde la casa de Blue, y no pude evitar detenerme en la tuya al ver la foto, y es que soy perdida de mis gatos, tambien me encantan los perros y los he tenido, pero ahora tengo 3 gatos y son mi perdicion.
Al contrario de su fama, son cariñosos, compañeros, estan pendientes de mi todo el tiempo, una ternura.
La mayor, es mas arisca, se parece mas a tu descripcion, leia, y parecia que hablabas de ella.

Un beso.

fiorella dijo...

Qu estampa tiene esa gata!!!Me gustan mucho los animales, me siento bien con ellos. Los gatos son divinos de chiquitos, me encanta su vivacidad en el juego. Despúes paso a no empatizar mucho con ellos, no nos entendemos,jajajaja.Un beso