lunes, 7 de febrero de 2011

viajar, amar...


El verdadero viaje no consiste en salir a la búsqueda de grandes aventuras, sino en el hecho cada vez más extraño, de mirar con nuevos ojos lo que nos rodea.
El turismo es una emoción low cost. La aventura más ardua consiste en desentrañar lo que nos rodea. Simplemente, aquello tan viejo de "lo menos es más".
El viaje más fascinante es alrededor del ser amado. Sin maletas.

8 comentarios:

Precesión del perihelio dijo...

Y que lo digas. :)

Blue dijo...

Alrededor del ser amado..o del amor, que no es lo mismo, pero es igual.
;-)

Besos**

Lou dijo...

Buscamos cuando lo tenemos a nuestro lado.

beso.

Bellaluna dijo...

No es difícil distinguir a un viajero de un turista. Igual que tampoco es complicado distinguir entre quien va por la vida como una maleta y quien mira -como bien dices, o ve- las cosas con ojos nuevos -sorprendidos-. Los viajes no tienen porqué ser físicos.Los viajes... ¿qué buscamos?

Beso fuertote!
L.

Nuevo Ícaro dijo...

Complicado viaje y más si te mareas.

Genín dijo...

Ya pero de eso, en fresco, no tengo...
Salud y besitos

pilar mandl dijo...

¡QUÉ BONITOOOOOOO!!! si es que eres toda una "poetisa"

India dijo...

El comentario de Blue era lo que te podría haber dicho,aunque ella lo dice más bonito,y con ese acentiño...pero además,no puedo evitar pensar en el desamor,en el dolor...quizás no sea tan gratificante viajar alrededor de ellos,pero sí que creo que te da experiencias muy aleccionadoras...
Achuchones!!!
La foto me encanta...el reflejo de los azulejos azules hacen un degradado que...como que limpia el camino para ir del blanco al negro...nusé...
Más achuchones!!