jueves, 27 de enero de 2011

solitarios sin soledades

Las soledades nos asemejan. Los solitarios se parecen. Son una misma patria. Son de tierra de nadie, un lugar que algunas veces hemos visitado, que otras muchas sentimos como nuestro barrio, el sitio de nuestros recreos, la calle que está a la vuelta de la esquina.
Soy una solitaria con carnet de los que no caducan. Sin soledades.
(fotografía  partisana de una instalación de peter feldman)

6 comentarios:

pilar mandl dijo...

Estos están todos emparejados :-)
¿Es esto soledad si así está llena?
Un beso

trilceunlugar dijo...

“Nosotros somos los solitarios, y los solitarios todos se entienden entre sí. Sin hablarse, ni verse, ni siquiera conocerse. Me acompañan en mi soledad las soledades de los demás solitarios”
Miguel DE UNAMUNO

India dijo...

Me he imaginado una reunión que no es reunión,sólo una acumulación de cuerpos,solitarios...que lo son porque lo son,pero no lo están...Porque siempre he pensado que la soledad no es un estado físico o material...Aquello de unir verbos ser,estar y parecer...me lo recordaba...y me decía que había una cosa en que se desligaban,en la soledad...eres solo aunque no estés solo,eres solo aunque no parezcas solo,puedes estar solo y no parecerlo...
Achuchones!!!!te hago un guiño en la acumulación que formamos,pero luego disimulamos,eh?;)

Genín dijo...

Entonces, nos parecemos...
Salud y besitos

Vanessa dijo...

Yo también soy una solitaria, como tú, de las que eligen la soledad. Es mejor así, q si la soledad me eligiera a mí.
Besos!!

Say dijo...

La foto que ilustra el texto me parece muy acertada. Las mujeres elegimos la soledad porque si queremos ser un poco libres, es lo que nos toca. Es una soledad elegida. Con muchísimas alas y tacones para volar.