domingo, 18 de abril de 2010

la casa-isla de Björk


Si fuéramos sólo nuestra cara bastaría un retrato para darnos a conocer. Pero somos islas. Así nos define Coetzee en una página de Juventud, el segundo tomo de sus memorias ficcionadas. Islas separadas entre sí por una extensión mayor o menor de soledad. ¿Cómo expresar lo que uno es y ha sido sin caer en los excesos y demás pegajosidades que ofenden al pudor, a la modestia, al cacharro ese que llaman la verdad? Quizá un buen truco radique en transmutarse en otro.
(Fernando Aramburu, sobre la biografía de unos años de Coetzee)

El gran escritor surafricano acaba de publicar "Verano" un gran libro, que he leído y me ha parecido otro trozo autobiográfico maravilloso. Autocrítico y desesperanzado, se relata a través de los ojos de los que le conocen, que no dejan de dedicarle sus más que aceradas críticas. Sin pudor, sin ocultar ningún defecto se muestra el escritor, aún cuando pueda tratarse de una invención, a las que nos tiene acostumbrados.

(fotografía de la casa de Björk en Islandia, antes de que enviaran las cenizas de la isla a los especuladores que la enterraron)

7 comentarios:

Sakura dijo...

¡¡Oh, entonces es cierto lo que cuenta en Hyperballad!!

trilceunlugar dijo...

Nos cruzamos en el pensamiento Marcela, yo también leeré tu recomendación, que casualidad hoy dos autobiografías..besos a puñaitos

Vanessa dijo...

Es cierto, algunos son islas paradisíacas, otros islas volcánicas, o islas con tesoros, o islas con terremotos o islas conquistadas por piratas...

Blue dijo...

La isla de la foto me impresiona tanto que ya no se me ocurre nada del texto. Nunca pensé que podría existir un lugar así. Ahora me explico de donde saca esa fuerza para cantar...
Besos.

García Francés dijo...

Dª Marcela, no me ponga triste, yo no quiero ser una isla junto a la suya, quiero ser una península con usted.


Da igual que las normas del Instituto prohíban el velo islámico. Saben que presionando siempre habrá un ministro capón que se rinda en nombre del gobierno. Después, si consiguieran el pañuelo, pedirían un burka. Para seguir jodiendo. ¿Puedo?

Hiyab, Gabilondo cede, el Instituto no

MBI dijo...

Coetzee me dejo masticando su magnífica manera de escribir y aún saboreo ese Verano........lo acabe el domingo.

Desclasado dijo...

¡Dios, qué cosa más bonita de casa!
Me pasa como a Blue, que ya no sé ni qué decir del texto.