martes, 5 de agosto de 2008

vivir para ver el mundo

De todos mis órganos el más satisfaciones me ha procurado ha sido el ojo. Lo que he aprendido lo sé a través de mis ojos. He vivido por lo que he visto. Incluso los sentimientos primero los vi. El ojo es delicado y cuando se utiliza demasiado se seca. He llorado un rio y ahora están secos, ayer me taponaron los lagrimales. ¿Cómo se vive sin lágrimas?: no sé; sin embargo, puedo asegurar que para preservar hay que obturar. Ley de vida.

1 comentario:

trilceunlugar dijo...

me ha encantado tu blog...y creo que somos vecinas!!el parque de loscarteles es el de enfrente de San francisco el grande?
Un placer