martes, 26 de enero de 2016

la vida es una celebración



En la vida cuando nos sumergimos la primera vez en el agua, descubrimos que nos hundimos y entonces constatamos que el mundo es superficie, es decir inestable. De ahí que cuando decimos de alguien que es superficial, estamos hablando que son personas que no ofrecen ninguna estabilidad. 

Eso es como escribir un exhaustivo tratado sobre el miedo. Miedo a caer, miedo a que nos dejen, miedo a que nos ridiculicen, miedo a la incomprensión. Escribir es una forma de escapar del miedo, dejar constancia además de que la vida es leve e inestable que también ofrece momentos de de vida y celebración.

Esos momentos son posiblemente los únicos que vivimos despiertos aun cuando creamos que son un sueño. La vida es amor, decubrimiento, arte, música, literatura, extrañezas y asombros. 
Ni más ni menos.

(foto petros koublis)

viernes, 22 de enero de 2016

el hogar y el piso que no se muevan.



«Querido Leonard: mirar la vida de frente, siempre mirar la vida de frente, y conocerla por lo que es. Finalmente, conocerla, amarla, por lo que es. Y despues, guardarla. Leonard siempre los años compartidos, siempre los años, siempre el amor, siempre las horas».
Las horas (The Hours, Stephen Daldry, 2002).

Siempre los segundos, siempre el hogar, siempre el piso firme. Sin dejar que se te mueva. ¿Recuerdas? Nunca tirar la viga maestra.

miércoles, 20 de enero de 2016

La eternidad y un segundo.



"No hay nada tan alentador como saber que en alguna parte, una mujer que te gusta está pensando en ti y sólo en ti. Pero no hay nada tan hiriente como que ninguna mujer piense en ti. Es como mirar por la ventanilla de un avión y descubrir que la tierra ha desaparecido. No hay otra soledad que se le pueda comparar”

Richard Ford "El periodista deportivo"

Léanlo tal cual, o donde pone "mujer" pongan "hombre", según convenga.Y también sitúen la estupidez en el sujeto conveniente.Y además añadan a que lo eterno dura mucho, pero no siempre. Y que siempre en ocasiones es un tiempo muy largo. Y otras apenas un segundo.

lunes, 18 de enero de 2016

De los amores liquidos


En las historias de amor antiguas lo cursi se daba por hecho. De ahí, que no se tuviera miedo a caer en la cursilería. Pessoa decía que las cartas de amor son ridículas siempre. Y Galdós, escribía apelativos noños a Emilia Pardo Bazán.
 

Ahora que todos somos unos inseguros, lo cursi está prohibido en el discurso amoroso. Es más fácil tener sexo que hablar de amor. Nos resulta más fácil firmar una hipoteca para toda la vida que decir "te quiero". Y el compromiso, es una palabra impronunciable. Con la compañía del móvil se firma un compromiso de años, con una pareja se dice eso tan socorrido de  "mañana te llamo".
 

En esta sociedad individualista e independiente lo difícil es comunicarte con alguien, por eso la única forma de contar una historia de amor es contando una historia casi de terror. Dice el escritor Roncagliolo que los elementos vitales de novela romántica  de siempre son: “mucho sexo y soledad”. En ocasiones la soledad se presenta como el auténtico amor a uno mismo.

Parece que en una sociedad "liquida" nada es menos sólido que el amor.

(fotografía Jay Maisel)

domingo, 17 de enero de 2016

el tiempo es corto, cada minuto cuenta.



Cada minuto cuenta. Cada segundo pasa. Cada año pierdes cuando dejas de hacer lo que te gusta y retrasarlo para cuando tengas tiempo. Cada cinco años has tenido suerte si sigues aquí. Cada 10 años has dejado de hacer miles de cosas. Cada veinte años perdidos has dejado atrás un tercio de tú vida.
Cada minuto cuenta.

(foto weegee)

jueves, 14 de enero de 2016

pensamientos propios incluso huérfanos


Reconozco gustosamente todos mis pensamientos, incluso aquellos cuya maternidad sería dudosa.
Y es que en ocasiones tengo algunos pensamientos huérfanos: es decir, sin padre ni madre. Sin referente. Pero me identifico porque ellos me acompañan en la escueta familia en la que vivo.
Y me columpio en todos los pensamientos que intentan ser los correctos. 

lunes, 11 de enero de 2016

amar sin razón no tiene futuro


La razón y los sentimientos son como un matrimonio de viejos locos que se detestan. Viven en la misma casa y muchas veces duermen juntos, pero se llevan tan mal, que no pueden dialogar ni ponerse de acuerdo.

Siempre que hablan terminan peleados, sin dirigirse la palabra durante un tiempo. Los sentimientos casi nunca coinciden con la razón y sin embargo conviven en todos nosotros. Cuando vivimos de acuerdo con nuestros sentimientos no tardamos mucho en hechar de menos la razón y viceversa.

Razón más sentimientos forman un matrimonio que dura para siempre. Todo lo demás, son niños perdidos en el bosque.

(obra partisana: collage chapucero de mi niñez; me gusta lo inacabado)

sábado, 9 de enero de 2016

los heridos del vivir


La primera frase de Anna Karenina dice que “todas las familias dichosas se parecen”, pero que “las infelices lo son cada una a su manera”. Lo que Tolstoi sugería es que seguramente no hay mucho que contar de los que no andan metidos en un lío, de los que no padecen conflictos, de los que no se andan tirando todo el rato los trastos a la cabeza. 

La felicidad convierte a los están sentados en ella en personas sobre las que casi mejor guardar silencio, ¿para qué decir palabra sobre quienes se limitan simplemente a estar ahí y disfrutar a fondo? Son tópicos literarios que se han quedado como parte del juego: ¡Que se fastidien los felices, que bastante tienen con ser felices! La literatura sólo va a tratar de los desgraciados que para eso lo son, para explicar de verdad el juego de la vida.

miércoles, 6 de enero de 2016